Inauguran este jueves exposición de Paul Strand en México

· El murmullo de los rostros se exhibirá en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

· Reivindica la figura de un fotógrafo ausente de país por cerca de 80 años.

· Una colaboración del Instituto Nacional de Bellas Artes y Fundación Televisa.

Las fotografías de Paul Strand (1890- 1976) “son una apelación a la dignidad de los hombres”, por eso es un artista clásico de los siglos XX y XXI, aseguró Alfonso Morales, curador de la exposición El murmullo de los rostros. Paul Strand en México, que se inaugurará este jueves 1° de diciembre a las 19:00 horas en el Museo del Palacio de Bellas Artes, en una muestra organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en colaboración con la Fundación Televisa.

Todos los detalles de esa muestra que reivindica la figura de un artista que no se había presentado en México desde hace más de ocho décadas, se dieron a conocer en conferencia de prensa por Itzel Vargas, directora del Museo del Palacio de Bellas Artes; Mauricio Maille, director de Artes Visuales de Fundación Televisa, y el curador, Alfonso Morales.

Morales recordó que a Strand se le considera uno de los más importantes fotógrafos del siglo XX a nivel mundial, por lo que el público mexicano tendrá la oportunidad de ver su obra, luego de casi 80 años de no haberse expuesto en México. “Es un artista que no puede faltar en ninguna revisión fotográfica”, agregó el curador.

Invitado por Carlos Chávez, Strand radicó en México de 1932 a 1934 y se incorporó a la nómina de la Secretaría de Educación Pública (SEP), donde trabajó como dibujante, maestro, promotor cultural y director de la oficina de Cinematografía y Fotografía. Otro viaje lo realizó en 1966, pero solamente como turista.

Según Morales, gracias a su visita a México, el artista norteamericano cambió su concepción del retrato, en particular, y del arte, en general. Le gustaba retratar lo rostro del pueblo anónimo, es decir que no le agradaba el retrato solamente como captación fisonómica, sino como expresión de una memoria colectiva, sostuvo el curador.

Recordó que durante su estancia en México también creó la película Redes que, a pesar de no haberla terminado, es tratada como una obra maestra, difícil de clasificar, porque se trata de lo que hoy es conocido como docu-ficción. “Su inclinación era hacia un cine de conciencia social”, subrayó el curador.

La exposición, dijo, rescata a un artista que entiende a la fotografía más allá de lo común, alejada del pintorequismo y la facilidad del folclorismo, para hacerla totalmente humana. “Su fotografía es una apelación a la dignidad de lo hombres y es un acto tanto para ver como para oír”, aseguró el curador.

Explicó que puede clasificarse a la fotografía de Strand como humanista, por lo que no ha envejecido en ningún momento. El valor de Paul Strand no se encuentra en la pirotecnia, sino que se concentró en retratar rostros austeros “sin rollos folclóricos”, afirmó.

Sostuvo que el artista neoyorkino siempre estuvo alejado de la imagen nacionalista forjada en los años pos-revolucionarios en México, es decir al estilo Diego Rivera. Produjo una obra difícil de enmarcar en un país oficializado por sí mismo.

Para entender a cabalidad la importancia de la obra de Strand, la exposición se ha dividido en diez núcleos, entre los cuales se puede descubrir lo que los fotógrafos mexicanos y extranjeros vieron en los años 30 del siglo pasado; se reflexiona en torno a los retratados, y se descubre la relación amistosa que mantuvo con su colega mexicano Manuel Álvarez Bravo, con quien descubriría al final de su vida que el mundo no tiene fronteras ni especies, que el mundo es un universo de la luz.

Otro núcleo de la exposición se aboca a la radicalización del pensamiento político de Strand, al convertirse al marxismo, y asumir que el cine es el único medio artístico de acceder a las masas analfabetas.

Las fotografías de Paul Strand son directas, desnudas y sin ornamento, afirmó el curador de la muestra. Su arte es realista y comprometido socialmente, por eso no era del gusto de la mayoría de la gente, ya que reivindica un tipo de fotografía y una forma de entender al retrato. Paul Strand es un clásico de lo siglos XX y XXI, finalizó.

Itzel Vargas informó por su parte que la muestra se compone de 220 fotografías (70 por ciento es material inédito), las cuales provienen de instituciones nacionales y extranjeras, como Aperture Foundation, The Center for Creative Photography, la Asociación Manuel Álvarez Bravo, el Centro de la Imagen, el Archivo Histórico de la SEP y las colecciones Blaisten, Alfonso Morales y Naomi Rosemblum.

Asimismo anunció que se realizarán visitas guiadas los días 6 y 13 de diciembre, y el 10 de enero del año entrante, a cargo de Alfonso Morales, James Oles y Antonio Saborit, respectivamente, así como el ciclo El cine de Paul Strand y su contemporáneos el 18 y 25 de enero, y el 1, 8 y 15 de febrero; y el 17 de enero se impartirá la conferencia Vanguardias en construcción: las experiencias cinematográficas de Paul Strand.

En su momento, el director de Artes Visuales de la Fundación Televisa externó que la muestra El murmullo de lo rostros es la actividad cultural más importante del año de esta agrupación, y aseguró que las fotografías de Strand fortalecen el patrimonio de nuestro país, ya que se trata de un legado cultural que debe ser accesible a todo el público de México.

Strand, añadió, es un artista fundamental para la historia del siglo XX, por lo que ha sido sujeto de grandes exposiciones retrospectivas en los museos más importantes de todo el mundo.

Al término de su periodo de exhibición en el Museo del Palacio de Bellas Arte el 26 de febrero de 2012, la muestra de Paul Straind será presentada en lo museos Amparo de Puebla y MARCO de Monterrey.

FUENTE INBA

Deja un comentario