Una pareja americana a punto de casarse viaja unos días a París. La magia de la ciudad envuelve especialmente al joven, quien está enamorado de la capital y sueña con una vida distinta. Tras la medianoche, sorprendentemente la realidad se transforma y el chico comparte con grandes personalidades del arte y la intelectualidad como Picasso o Salvador Dalí, sintiéndose inevitablemente atraído por una encantadora mujer.

Protagonizada por Owen Wilson, Rachel McAdams, Marion Cotillard, Kathy Bates, Adrien Brody y Carla Bruni entre muchos otros, esta comedia romántica habla de la ilusión que la gente tiene acerca de una vida completamente diferente a la que están viviendo y evidentemente mejor. Es un viaje mágico al París de los años 20 donde la ciudad se ilumina y embellece para revivir las míticas reuniones de la intelectualidad dorada.

Acerca de la Producción

Incluso para las personas que nunca han estado en París, el nombre de la ciudad es más que una metáfora para lo mágico: es casi un sinónimo.  Ciertamente no hubo mejor lugar en la Tierra que Woody Allen pudiera haber elegido para su nueva comedia romántica que París.  Es una ciudad con una herencia y mitología única, reconocida por la extraordinaria belleza de sus calles, sus bulevares y jardines, así como el esplendor que se puede encontrar en el interior de muchos de sus grandiosos museos considerados por muchos, los mejores en el mundo.  La resonancia de esta historia, que va desde los eventos políticos y culturales de gran nivel al aura presente en sus legendarios restaurantes y cafés, se siente por doquier.  El pasado perdura y brilla con mucha fuerza en París, lo que lo convierte en el sitio idóneo para la historia de un hombre que se encuentra revigorizando sus sentimientos y encontrando la inspiración necesaria para que se vea reflejada en su vida.

MEDIANOCHE EN PARÍS es el San Valentín de Woody Allen para la Ciudad de la Luz, que considera como una igual a Nueva York en lo que se refiere a las más grandes ciudades en el mundo.  “Claro que soy parcial respecto de Nueva York, ya que nací y crecí en ese lugar”,  comenta, “pero si no viviera ahí, París sería el lugar donde yo viviría”.  Esta película representa la segunda vez que Allen ha filmado ahí, después de EVERYONE SAYS I LOVE YOU (Todos dicen Te Amo).  “Obtengo un gran regocijo al presentar París al público de la forma en que yo lo veo”, comenta, “como en el caso de Nueva York, que lo presento de cierta manera y otros directores hacen lo mismo, alguien más vendrá y rodará París en un estilo por completo distinto.  Deseo presentar mi versión, proyectando a la par mis propios sentimientos acerca de este lugar”.

Allen se enamoró en París durante el rodaje de WHAT’S NEW PUSSYCAT, su película debut como actor y escritor. Al igual que con Gil, el protagonista de MEDIANOCHE EN PARÍS, Allen está arrepentido de no permanecer en el lugar después de la filmación, como fue el caso de muchos otros que sí lo hicieron.

“Era una aventura bastante difícil para mí en aquel momento”, comenta, “viéndolo en retrospectiva, me pude haber quedado, o en el último de los casos, tomar un apartamento y dividir mi tiempo – pero no lo hice y me arrepiento de ello”.

Gil (interpretado por Owen Wilson) es un guionista de Hollywood quien tuvo aspiraciones de convertirse en un escritor serio cuando era más joven. Idolatraba a los novelistas estadounidenses como Hemingway y Fitzgerald, deseando convertirse en un novelista dentro de esta tradición. Pero en algún punto del camino, Gil abandonó ese sueño, descubriendo que tenía talento para desarrollar guiones, cayendo dentro de una rutina bien remunerada, que no lo satisfacía del todo y una fortuna con la que tampoco se sentía cómodo. “Se encontraba a sí mismo, como una víctima de aquel viejo chiste de Hollywood”, comenta. “Me recosté en la alberca… y cuando me levanté, habían pasado diez años”.

Al comienzo de la historia, Gil y su prometida Inez (Rachel McAdams) están realizando un viaje a París junto con su padre John (Kurt Fuller) y su madre Helen (Mimi Kennedy). John, un hombre de negocios conservador que viaja a París para cerrar un trato de alto nivel, no oculta para nada su desaprobación hacia Gil, a quien ve como alguien poco confiable e indigno de su hija. El grado de inmersión que Gil muestra hacia la novela que está escribiendo, lejos de mostrar la lucrativa profesión que lo espera de regreso a casa, sólo hace que parezca más frívolo ante los ojos de John.

FUENTE VIDEOCINE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.