· Un estímulo invaluable que impulsa a continuar con el rescate de la Ruta de la Amistad: Teresa Vicencio.

· Colaboran instancias como la SEP, INAH, INBA, UNAM: apoyaron con recursos en especie y recursos humanos.

La tarde de este pasado martes 29 de noviembre, Teresa Vicencio, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), junto con destacadas personalidades del ámbito público nacional e internacional y la sociedad civil, participó en la presentación de El Disco solar, estación # 8 de la Ruta de la Amistad, el cual concluyó su periodo de restauración, al tiempo que se habilitó el Foro Multicultural de la Ruta de la Amistad.

El Disco solar, estación # 8 de la Ruta de la Amistad fue erigido por el escultor belga Jacques Moeschal (1913-2004); iniciativa cultural de las Olimpiadas de México 68, impulsada por el escultor Mathias Goeritz con el apoyo del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien presidiera el comité organizador de los Juegos Olímpicos de 1968.

En la ceremonia estuvieron presentes la directora general del INBA en representación de Felipe Calderón Hinojosa, presidente del país; Pedro Ramírez Vázquez, presidente del Comité Organizador de la XIX Olimpiada en México, representando a Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional; Boudwijn E. G. Dereymaekerm, embajador del Reino de Bélgica en México; Luis Javier de la Torre González, presidente del Patronato Ruta de la Amistad, A.C., y Carlos Hernández Mirón, director general de Servicios Urbanos de la Delegación Tlalpan, en representación del titular de la misma Higinio Chávez García.

Teresa Vicencio manifestó su agrado por asistir a este acto de celebración por el arte y la cultura, por la historia y la naturaleza que significa la recuperación de la escultura monumental y el excepcional entorno que la rodea…”.

A nombre del presidente de la nación y de sus instituciones, la titular del INBA manifestó un amplio reconocimiento al Reino de Bélgica y su embajada en México por “haber acogido e impulsado con tan buen agrado y excelentes frutos la iniciativa de devolver su esplendor original de esta obra del artista Belga”.

Externó la satisfacción por la participación del ámbito público con instancias como la SEP, INAH, INBA, UNAM, que apoyaron con recursos en especie y recursos humanos, “suma auténtica de una colectividad de benefactores que lograron estos trabajo de restauración y rescate, aportando experiencia desde sus respectivas áreas de competencia y conocimiento.

Las instituciones públicas, privadas y la sociedad civil en su conjunto son los benefactores que contribuyeron para que miles de visitantes puedan disfrutar de un proyecto integral, según lo manifestó la funcionaria federal: “Ver las obras terminadas representa un estímulo invaluable que impulsa a continuar con el rescate de la Ruta de la Amistad”.

Desde hace cuarenta y tres años esta escultura monumental, emblema cultural de Bélgica en México, simboliza la fraternidad entre nuestras naciones; además, se ha trabajado en la restauración del anfiteatro y parte de la plaza de las naciones de la Villa Olímpica del 68: “Gracias a esta restauración se ofrece… un espacio donde podrán desarrollarse actividades educativas, culturales y artísticas para beneficio de la población”, aseguró.

Se anunció que en 2013 se celebrará el centenario de nacimiento de Jacque Moeschal: “Sin duda lo que se ha hecho para rehabilitar su Disco Solar honra su memoria y su genio artístico”.

Vicencio invitó a seguir con un espíritu de unidad para avanzar en la recuperación del corredor escultórico más grande del mundo: “En el INBA seguiremos trabajando para que el patrimonio, mueble e inmueble de México tenga el lugar que por derecho propio le corresponde; gustosos y decididos seguiremos apoyando iniciativas como estas, encaminadas al sostenimiento del patrimonio artístico”, para luego dirigirse con los integrantes del presídium a la escultura, para cortar el simbólico listón.

El embajador del Reino de Bélgica en su momento señaló que México siempre ha estado a la vanguardia cultural: “Estamos aquí encima de esta densa capa de lava volcánica, que sepultó las pirámides de Cuicuilco, mismo que podría ser el pedestal más antiguo de Mesoamérica. Reunidos no solo para la reinaugurar esta hermosa escultura, sino también para rendir homenaje a la memoria histórica al escultor monumentalista con más renombre a nivel internacional Jacques Moeschal, así como recordar uno de los momentos más importantes de la historia moderna de México, que fueron las olimpiadas de 1968, las primeras en América Latina.

“Después de 40 años la escultura y el parque alrededor requerían de restauración, y hoy se ha logrado con la colaboración de muchas instancias, incluido el gobierno de Bélgica, el Patronato de la Ruta de la Amistad, Secretaría de Educación Pública, Delegación de Tlalpan, INBA; INAH, UNAM, entre otros”.

Para Luis Javier de la Torre “este era un lugar prácticamente olvidado, siendo un espacio increíble; por fortuna tendrá mejor suerte por muchos años, pues es un proyecto bien realizado, capaz de adaptarse a lo que venga más adelante, como ha hecho la Ruta en todo sentidos”.

Carlos Hernádez Mirón calificó el área como un “espacio maravilloso…una puerta en el tiempo donde sin duda converge la raíz de la historia de los mexicanos cuicuilcas, tepanecas en la parte alta de Ajusco. La Ruta de la Amistad representa las raíces históricas de los mexicanos por muchos motivos, un espacio cultural e histórico donde la delegación Tlalpan se suma con la donación de 1500 m², labor de largo alcance, pues restan 15 años de trabajo, en vínculo con embajada, el patronato y demás instituciones”.

FUENTE Y FOTOGRAFIAS INBA.